Su humo se elevó para siempre