Y las cucharillas eran de Woolworths