ESCRITORES DELINCUENTES

 

 

Mucho también (de los escritores delincuentes) quieren que los lectores seamos conscientes de nuestras propias culpas, que la sociedad no es menos criminal que ellos

 

José ovejero, Escritores delincuentes, Alfaguara, sept. 2011 (18,50€)

 

“Los escritores que he seleccionado no son interesantes sólo por su biografía. Lo verdaderamente interesante es la relación entre su biografía y su obra, cómo en ambas se entrelazan temas como la culpa, las injusticias sociales, la capacidad redentora ?o no? de la escritura, la verdad en la ficción, la mentira en la autobiografía, la relación con la propia violencia, su mirada sobre la cárcel, sobre los jueces, sobre otros delincuentes, la tensión impresionante entre lo que dicen y lo que callan… Si al principio me fascinaba el acto violento o tan sólo ilegal, después me fascinaba su representación, y cómo esa representación acaba transformando al propio escritor. El libro del escritor delincuente se vuelve una nueva sala del tribunal, y el lector, el jurado o, en algún caso, un nuevo acusado como miembro de esa sociedad a la que condena el delincuente. En pocas ocasiones une la literatura de forma tan consciente a escritor y lector, no sólo mediante el acto literario, también a través de la confrontación entre sus valores y opiniones”

Así describe su obra José Ovejero, que se lee de un tirón y nos mete en la mente de algunos autores que tanto nos pueden gustar pero que su vida no corresponde, quizás, a los que ellos fueron. La eterna polémica ¿es importante el autor o su obra?.

Entre los descritos encontramos a William S. Burroughs (norteamericano, 1914-1997), uno de los grandes autores que hizo del delito eña de identidad. Politoxicómano, adicto  la heroina y a las armas, homosexual (cuando era delito), que no ocultaba sus fantasías pederastas. Miembro de la generación beat y referente contracultural´. Mató a su mujer de un disparo).

 Jack Blac (Vancouver, Canadá 1871, murió, al parecer se suicidó, en Misuri (EEUU en 1932. Nunca buscó jutificarse y escribió una interesante biografia Nunca ganas en la que critica la vida criminal , pero también el sistema carcelario.

Chester Himes (escritor afroamericano nació en Misuri en 1909 y murió en Alicante en 1984. Famoso por sus novelas policíacas con el conflicto racial como protagonista. Su vida en el filo del abismo (robos, juego y homofobia) marcó su juventud. Al final ingresó en prisión por robo a mano armada.

Jack Henry Abbot
Fuente:http://www.eoinbutler.com/home/getting-away-with-murder/
Jack Henry Abbot ( norteamericano, 1944-2002, el mejor ejemplo de la tensión entre las pulsiones criminales y la capacidad creativa. Autor de En el vientre e la bestia, cautivó a Norman Mailer, que le ayudó a conseguir la libertad, pr mató a un camarero, volvió a la celda y se suicidó).

En su libro, Ovejero dedica perfiles a una quincena de figuras como François Villon, Anne Perry, Karl May, Remigio Vega Armentero, Jean Ray, William Burroughs, Maurice Sachs, Thomas Malory, Chester Himes, María Carolina Geel y María Luisa Bombal, Jimmy Boyle y Hugh Collins, Jeffrey Archer, Abdel Hafed Benotman, Carlos Montenegro, Jean Genet y Sergiusz Piasecki.

Pero recurre también a nombres como Cervantes, Álvaro Mutis, Goliarda Sapienza, André Malraux o Paul Verlaine , y así hasta unos 70, para dibujar las distintas estrategias ante el propio pasado, desde la ocultación a la expiación de la culpa, la denuncia de la injusticia o la explotación comercial, y para explicar la relación entre delito y ficción, entre mandarines de la cultura y los perdularios que les seducían, entre artistas convertidos en criminales y colegas protectores y condescencientes con sus pecadillos, entre la traumática experiencia de la cárcel y la creatividad literaria. 

Un libro para no perderse.

Fuentes:
http://www.alfaguara.com/uploads/ficheros/libro/primeras-paginas/201108/primeras-paginas-escritores-delincuentes.pdf
http://www.elperiodico.com/es/noticias/ocio-y-cultura/escritores-delincuentes-1153400

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *