PAUL BOWLES, EL RECLUSO DE TÁNGER

alt 

Mohamed Chukcri, Cabaret Voltaire, mayo 2012, 18,95€

Prólogo Juan Goytisolo

Traducción del árabe: Rajae Boumediane El Metni

 

 

Es este libro memorias de uno de los muchos personajes que rodearon a Paul Bowles durante su vida en Tánger. Memorias un tanto deslavazadas  y que no disimulan la relación de amor-odio que tuvo con Bowles al que, precisamente, no deja muy bien parado: egoísta, tacaño, solitario,  axesuado, no le gustaban los marroquís, ni se relacionaba mucho con ellos y, sobre todo, por lo que se pregunta obstinadamente, entre otras cosas, qué le llevó a vivir allí tanto tiempo… “…”Absurdo. Nada me parece más absurdo que esa nostalgia exagerada por el Tánger de antes y ese suspirar por su pasado como zona internacional”.

El prólogo es de Juan Goytisolo y escribe una frase que quizá pueda explicarnos esta relación: “Bowles y Chukri ( unidos por su pasión común por la lietratura) encarnaban dos mundos opuestos: el del Tánger mitificado por sus visitantes y el del Tánger real. El del ensueño y la libertad, y el de las amargas cicatrices de la vida. El choque entre ambos era inevitable….”.

 

 

alt

Mohamed Chukri se muestra muy poco conciliador con los visitantes a Tánger en aquella época: …” Sentía un gran respeto por personas como Samuel Beckett o Moravia. Siempre respeté la soledad escogida de Beckett; no se mezclaba con la crema. En cambio, casi todos los demás, sólo buscaron lo primitivo y lo exótico. Vinieron un poco como quién va al cine a ver una película de aventuras. A ver saltar a un mono de árbol en árbol; y por supuesto el mono era el marroquí. Eso es lo que éramos para ellos. Simios.”

alt

Pero su rechazo no fue obstáculo para que se relacionara con todos ellos, especialmente con las visitas a Bowles de parte de la generación Beat y otros escritores como Tennessee Williams, Truman Capote, Allen Ginsberg, Jack Kerouac, William Burroughs, Gore Vidal, Gregory Corso, Djuna Barnes o Cecil Beaton, ni que no asistiera a las reuniones que se formaban en Café de Paris, el Café de France, el Minzah, el Negresco, este último o el Café Hafa.

Tampoco sale muy bien parada la mujer de Bowles, Jane, a la que no entendió lo más mínimo, señalando que ambos mantenían relaciones homosexuales y que nunca  llegaron a consumar su matrimonio aunque también señala que no podían vivir el uno sin el otro.

Realmente pienso que a hoy día poco sabemos del por qué de la estancia tan prolongada de Bowles por Tánger, ciudad en la que vivió desde 1947 hasta su muerte acaecida en 1999, salvo lo que escribe a su amigo Alec France en 1975: “… Uno de los motivos que me animaron a quedarme en Tánger fue que en esta ciudad encontré un pueblo que combinaba a la perfección con mis fantasías…”., aunque en 1989 escribe a Regina Weinreich: “… Es muy difícil vivir en un país musulmán si no comulgas con esta religión…”.

 

 

alt 

Mohamed Mrabet, Mi autobiografía contada a Paul Bowles, Anagrama, 1991, Traducción al español de Marisol de Mora

 

Bowles era también   compositor  y su producción incluye, entre otras obras, la ópera Denmark Vesey (1937) y otra sobre Federico García Lorca titulada The wind remains, Reliquia del viento, estrenada en 1943 por Leonard Bernstein y basada en Así que pasen cinco años del poeta granadino. Durante los ochenta su obra se revalorizó, tradujo y republicó en todo el mundo.

Aparte de sus obras, de todas conocidas, estas memorias han venido a descubrirme el Bowles traductor. Muchos escritores marroquíes grababan en un magnetófono sus cuentos en dialecto marroquí y Bowles los trasncribía y  traducía tanto al español como al inglés, como por ejemplo Mira y corre,  autobiografía de Mohammed Mrabet o El pan a secas, del propio Chukri.

 

alt

Mohamed Chukri.

 

Mohamed Chukri nació en 1935 en Beni Chiker, un pueblo marroquí del Rif y murió en
Rabat en el añ0 2004. Nacido en una familia pobre, la violencia de su padre, que llegó incluso a matar a uno de sus propios hijos,  le obligó a huir y, con tan sólo once años el vivir  en las calles de Tánger  le llevó a conocer demasiado pronto el mundo de la delincuencia, de la droga y de la prostitución.

A los veinte años, todavía analfabeto, se marchó a Larache a estudiar. Durante esta etapa de formación entró encontacto con la literatura. En la década de los sesenta, Chukri regresó a Tánger, donde siguió frecuentando bares y burdeles, y donde empezó a escribir sus experiencias personales. Además de su producción literaria, también tradujo al árabe poemas de Machado, Aleixandre y Lorca, entre otros. Chukri conoció el éxito internacional gracias a su novela autobiográfica El pan desnudo, 1973 (traducida al inglés por Paul Bowles) fue censurada por escandalosa en los países árabes y no fue publicada definitivamente en Marruecos hasta el año 2000. Tiempo de errores (1992) y Rostros, amores, maldiciones (1996), son las otras dos novelas que conforman la trilogía de su vida.

 

 

 

 

 

Fuentes:

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/06/27/cultura/1340783375.html

http://www.saharayatlas.com/tangerybowles.htm

http://www.libros-antiguos-alcana.com/ficha-mira+y+corre-mrabet+mohammed-309520

http://elpais.com/diario/2003/11/16/agenda/1068937204_850215.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *