CONFESIONES DE UNA VIEJA DAMA INDIGNA

CONFESIONES DE UNA VIEJA DAMA INDIGNA

Esther Tusquets, Confesiones de una vieja dama indigna, Bruguera, 2009

Hace ya algún tiempo me enamoré de Esther Tusquets cuando lei  (ver Habiamos ganado la guerra ).

Así  que cuando se publicaron las Confesiones…., lo compré de inmediato y me ha costado leerlo: todos los dias cuando retomaba la lectura volvía a releer lo ya leído sólo por el placer de volver a disfrutar de su prosa. Un libro imprescindibles para los amantes de los editorialistas de antaño que amaban los libros por encima de todo. Parodiando a Esther Tusquets a mi me gustaría llegar a ser también una vieja dama indigna : haré lo que quiera y diré todo lo que pienso.

Esther Tusquets, con su primer marido, Jorge Argente

En “Confesiones de una vieja indigna”, narra su vida desde que termina los estudios universitarios y empieza con su labor editorial hasta ahora mismo, cuando la autora tiene 73 años, Los años en que inicia su función editorial, creando editorial Lumen, coinciden con la llamada “gauche divine” barcelonesa (grupo cultural en el que se mezclaban arquitectos -Oscar Tusquets, Oriol Bohigas, Jordi Garcés, Cirici Pellicer-, editores jóvenes -Jorge Herralde, Beatriz de Moura- y no tan jóvenes -Carlos Barral, Josep M. Castellet-, poetas -Jaime Gil de Biedma., Carlos Barral-, cineastas de la escuela de Barcelona, periodistas, pintores, etc) y un movimiento cultural y progresista que se opone a la dictadura franquista. Tusquets habla de los autores que conoce y edita (Vargas Llosa, Pablo Neruda, Ana María Matute, Julio Cortázar, Quino, . . . ), la expansión de que empezó como pequeña editorial y el paso de la misma (Lumen) a una multinacional (Randomhouesa Mondadori) cuyas reglas del juego eran otras y acabaron por eliminarla de Lumen.

Carlos Barral “El Magnífico”, cuyas memorias son dignas de releer

Habla de sus relaciones amorosas: el fotógrafo Oriol Maspons, con quien, a sus 24 años, logró por fin perder la virginidad; su primer marido, Jordi Argente, con boda por la iglesia y lista de regalos en la tienda más gauchedivinesca de Barcelona. Esteban Busquets, el padre de sus hijos, con quien vivió siete años; el poeta llamado antes Pedro y ahora Pere, un ser obsesivo, que le dedicó versos que aparecen en el libro; el poeta y editor José Batlló, que llevó su colección de poesía El Bardo a Lumen, “cariñoso y autodestructivo“….

Rosa Regás

Esther Tusquets dice que no escribe para ajustar cuentas sino para recordar lo que no desea que se olvide. Está de vuelta de todo, amparada en la coraza de “dama indigna” que ya no necesita callar ni quedar bien y que tantas veces esgrime a lo largo del libro.


Parte importante son los compañeros de viaje. Desde una taciturna y modesta Ana María Moix hasta un generoso Miguel Delibes, pasando por un Cela retratado en su faceta de pesetero y provocador, un Quino muy afecto a las menudencias o una Ana María Matute sumida en un silencio con el que castigaba al mundo y, sobre todo, a su primer marido. Los amantes de la carnaza editorial, no deben perderse el capítulo dedicado a los asuntos con Rosa Regás (ejerciendo ésta como editora, aclaro) o la versión de lo ocurrido con el libro biográfico dedicado a la familia Maragall, del cual Tusquets es coautora.

 

Ana Maria Matute

 


Tampoco tienen desperdicio las anécdotas que hacen referencia a algunos de los mejores editores que ha dado la industria del libro en nuestro país, comenzando por Carlos Barral, Joan Seix, Jorge Herralde o Beatriz de Moura. Gente que protagonizaron un momento único -el de los años 60 y 70- que sin ellos, sin duda, no habría sido igual. ¿O acaso los lectores que hoy tenemos 40 años o más podemos imaginar una librería sin libros de Tusquets, Anagrama o Lumen?

 

En las memorias de Esther Tusquets está, obviamente, su vida: sus enamoramientos, sus parejas masculinas o las femeninas, sus grandes amistades, la relación con sus hijos, contada de forma descarnada, sincera, irónica y no exenta de cariño.

Una delicia.

http://latormentaenunvaso.blogspot.com/

http://www.librosnavlan.es/

http://www.elpais.com/articulo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *