VIDAS DE FILÓSOFOS ILUSTRES

La cultura es un adorno en la prosperidad y un refugio en la adversidad”

(Diógenes Laercio)

Diógenes Laercio, Ed. Omega, 2008 (28,00€)

Como ya saben las personas que me siguen en la web últimamente estoy de “loqueros”. El mío se llama Javier y ME entiendo muy bien con él aunque a veces, como ahorita mismo, me pregunto qué pensará ÉL exactamente de mí, porque ante un médico de este tipo te desnudas (mentalmente) de forma casi literal y me interesaría  saber lo que piensa (sobre todo lo negativo) porque, por mucho que se diga, todos tenemos una parcela que no soltamos ni jartas de vino a nadie. Y el que diga lo contrario, creo, que miente. Y seguro que él lo sabe.

Bueno, a lo que iba. En nuestras sesiones, como es obvio, hablamos sobre todo de mí, especialmente cuando estoy mal-mal. Pero incluso cuando estoy mal-mal, estoy bien. Quiero decir que yo misma, por dentro, me rio o me asombro o me apeno de lo mal-mal que estoy y en cuanto he soltado el/los problema/s y me contestado, aconsejado o preguntado sobre lel/los mismos, pues a otra cosa mariposa y mi tema preferido son los libros.

 

 

Pocas veces he resistido la tentación de ir a consulta con la fotocopia de algún libro y decirle: “tienes que leer esto, es interesantísimo”. Y es que pocas profesiones son tan cultas y lectoras como los médicos. Al menos los que yo conozco y he tratado y como me pierdo por los libros, no desaprovecho ocasión de hablar de alguno que  me haya gustado especialmente.

Bueno, pues en la última consulta no recuerdo a cuento de qué salió el “síndrome” de Diógenes y después de explicarme que en medicina no está reconocido tal síndrome como una enfermedad, que es algo que alguien se ha “inventado” (como lo de “mileuirista” por poner un ejemplo) y ha calado en la opinión pública, que utiliza el término y todo el mundo sabe de qué se trata,  me resumió en breves palabras la vida del filósofo con alguna anécdota curiosa que me intrigó.

Espasa,Coleccion austral,1ª edicion,1949.rustica,3 Vol

Entonces le dije que yo había estudiado Filosofía dos años en la Universidad, pero que era un rollo porque estudiábamos los textos, que eran difíciles,  y poco la vida de los filósofos que me interesaba más. Y que, además, siempre tenía esa “asignatura pendiente”, porque pienso que lo FUNDAMENTAL (así con mayúsculas) está ya todo escrito desde tiempos inmemoriales y para conocer nuestro presente debemos profundizar un poco en las fuentes que nos han llevado hasta aquí porque la filosofía  (“amor por la sabiduría”) estudia  gran  variedad de “problemas” fundamentales acerca de cuestiones como la existencia, el conocimiento, la verdad, la moral, la belleza, la mente… etc., temas todos vigentes hoy dia en nuestra vida cotidiana. Y sobre todo lo que más me gusta es que la filosofía enfatiza en los argumentos racionales de una manera no  empírica sino mediante la especulación, el análisis conceptual, los experimentos mentales u otros métodos sin excluir una reflexión sobre datos empíricos o sobre las experiencias psicológicas.

Entonces mi loquero Javier me recomendó que me comprara el libro que me ocupa hoy, Vidas de filósofos ilustres, que seguro me encantaría y tal y cual.

Rápidamente lo pedí por internet (en las librerías nasti de plasti) y aunque cuando lo recibí y lo hojée pensé que el libro “me miraba mal”, pero, de hecho, me lo leí enterito en este pasado puente de la Consti y de la Inma.

El libro comprende los 10 que escribió Laercio utilizando fuentes de Hermipo, Apolodoro de Atenas, Demetrio y Favino y cada libro está dividido en varios capítulos dedicados a distintos filósofos, abarcando desde Tales de Mileto a Epicuro.

Las Vidas… lo remiendo encarecidamente como  un documento imprescindible (para los analfabetos filósoficos como yo) porque nos acerca a la filosofía de la época clásica, conteniendo biografías, doctrinas sumarias y fragmentos de la filosofía griega desde los presocrácticos hasta Sexto Empírico. La meticulosidad de Diógenes Laercio le llevó a incluir aún informaciones inciertas, poco contrastadas o simples chismes, que sin embargo resultan reveladores en muchos casos para la datación de versiones e interpretaciones de los antiguos.

José Ortiz Sainz  señala que: …”Su estilo no es elegante: sus descuidos y falta de memoria frecuentes: su exactitud no mucha, ni grande su crítica; pero su libro siempre será precioso por el tesoro de noticias antiguas que encierra, fruto de una lectura de muchos años. Por esta razón decía Miguel Montaña que «debíamos tener muchos Laercios, o el que tenemos más largo.» Por la misma, José Escalígero lo llama escritor eruditísimo. Daniel Morhof en su Poly-histor dice que «si careciésemos de Laercio sería muy poco lo que sabríamos de los filósofos antiguos, y que los que quieren saber sus opiniones no pueden carecer de Laercio.» Claudio Salmasio llama a este libro Historia del espíritu humano;  y Mr.de Maupertuis en su Discurso acerca del modo de escribir y leer las Vidas de los hombres grandes, dice que «las Vidas de los antiguos filósofos que nos ha dejado Diógenes Laercio no sólo son uno de los libros más agradables, sino también uno de los más útiles.»

Diógenes Laercio (en griego, ???????? ????????) fue un importante historiador griego de filosofía clásica que, se cree, nació en el siglo III d.C, durante el reinado de Alejandro Severo.

Se  ignoran todos los detalles de su vida; del epíteto Laercio se estima que se le dio por provenir del pueblo de Laerte, Cilicia, pero puede deberse también a la familia romana de los Laercios.

Fuentes:

http://www.e-torredebabel.com/Biblioteca/Diogenes-Laercio/Diogenes-Laercio-Vida-Filosofos.htm

http://www.e-torredebabel.com/Biografias/Biografia-Diogenes-Laercio.htm

http://www.nodulo.org/ec/2008/n076p15.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Di%C3%B3genes_Laercio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *