THE JEROME SISTERs

(RICAS Y FAMOSAS EN EL SIGLO XIX)

(no se trata de unas monjitas)

{mosimage} 

 (Elisabeth Kehoe, Atlantic Books, 2004)

 

Este es un libro (foto 1) muy curioso que nos habla de la vida social y familiar de la riquísima clase “alta” norteamericana a finales del siglo XIX, cuyas hijas se casaban con aristócratas ingleses como un modo de elevar su nivel (ellas) y mejorar su economía (ellos). 

Las hermanas Jerome eran tres, Clara, Jennie y Leonie (no me hagáis el chiste fácil, aggggggggggggg) e hijas de Leonard Jerome que ganaba tanto especulando en la Bolsa como gastando en amantes y otros “lujos”, y de Clarissa Hall que, harta de las aventuras de su marido, se trasladó en 1867 con sus tres hijas primero a París, con el objeto de que hicieran un buen casamiento en la corte de Napoleón III, aunque en 1870 se trasladarían a Londres. 

Clarissa Hall fue lo que hoy llamaríamos una “trepadora social”, se cree que por su origen: tenía sangre judía en sus venas algo no muy bien visto en la sociedad en la que vivía. Su intención era que sus hijas hicieran unas magníficas bodas, desde el punto de vista económico, pero de hecho, las tres se casaron por amor, lo que no obsta para que tuvieran una vida ciertamente alegre, aunque mantuvieran el escaparate matrimonial.

 

{mosimage}Clara la mayor, se casaría con Moreton Frewen (Foto 2), quien había emigrado a Wyoming junto a su hermano Dick en busca de fortuna e interesados en las inversiones en el lejano oeste y cuya vida ha sido más conocida por con quién se casó, lo que es una pena porque su biografía merecería mención aparte. (Ver http://www.wyomingtalesandtrails.com/yellowstone.html).  

{mosimage}Leonie Jerome (foto 3), la benjamina, no era especialmente guapa pero con unas excelentes habilidades humanas y sociales. Se casó con Sir John Leslie, educado en Eton, militar, con la desaprobación de ambas familias 


{mosimage}Por último llegamos a Jeannete Jerome, Jennie, (foto 4) de una belleza considerable, la mediana de las Jerome se casó en 1874 con Lord Randolph Churchill, hijo menor del duque de Marlborough de con quien tuvo dos hijos: el que sería uno de los mayores estadistas del mundo:  Winston y John S. Spencer-Churchill. A modo de cotilleo rosa, que tanto se lleva hoy dia, diré que Winston nació cuando todavía no se había cumplido los 8 meses de matrimonio de sus padres…. Esto, para la moral de la época debió de ser trascente. No tanto para Jennie que hizo de su capa un sayo durante toda su vida. Tuvo amantes varios y se casó tres veces, se codeó con toda la nobleza europea, viajó por todo el mundo y sus joyas y vestidos eran la admiración de todo el mundo. 

 

Pero todo esto tenía un precio. Como señala Ana Goñi en su artículo “La vida loca de Mamá Churchill”, (El Mundo, 11-11-07), Jennie dilapidó la herencia de su primer marido, sustrayéndola además a sus propios hijos, y decidió que mientras su hijo menor, Jack, se dedicara a hacer dinero, el primogénito se dedicara a la política, mientras ella seguía con sus propios asuntos amorosos. 

Murió  en 1921, con 67 años, año en el que asistió a la que sería su última fiesta y en la que tras resbalarse por una escalera se le gangrenó el pié que tuvo que ser amputado. Por aquel entonces estaba casada con Montagu Porch, 42 años más joven que ella. No pudo ver a su hijo Winston en el 10 de Dowing Street: Churchill llegó a ser primer ministro casi 20 años después.

Como curiosidad   el mítico coctel “”Manhattan”, se creó en 1886 cuando Jenny Churchill organizó una fiesta en honor de un amigo de su padre, el gobernador Tilden, justo después de su elección como gobernador de Nueva York.

El 5 de noviembre de 1974 se estrenó una miniserie de 7 episodios en la televisión inglesa : “Jennie: Lady Randolph Churchil”., protagonizada por Lee Remick (Foto 5) como Jennie Jerome y por la que recibió el codiciado premio “Emmy”.

  {mosimage}

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *