PIERRE RIVIÈRE

YO, PIERRE RIVIÈRE, habiendo degollado a mi madre, a mi hermana y a mi hermano….


Pierre Riviere

Un caso de parricidio del siglo XIX presentado por Michael Foucault, Tusquets, 2009 3ª ed.


El filósofo Michel Foucault, publicó en 1973, un libro sobre el caso de Pierre Rivière e incluye la “Memoria que el joven escribió en la cárcel para explicar los motivos de su parricidio.

El 3 de junio de 1835, Pierre Riviere, un joven de veinte, con una hoz mata a su madre, su hermana y hermano en un pequeño pueblo de Normandía. El motivo fue liberar a su padre del yugo de una esposa (Victoire Brion) que martirizaba a su padre (Pierre-Margrin), una hermana (Victoire) que seguía los pasos de su madre y de un hermano (Jules) que estaba muy unido a las dos anteriores. Huye, se refugia en el bosque y después se va a la ciudad, donde nadie le reconoce. Finalmente fue detenido. En su celda, comenzó a escribir su autobiografía, en la que expone las razones de su crímenes “guiados” por Dios. Será condenado a muerte y posteriormente indultado por el rey. Se suicidó en su celda en 1840.

Focault, autor de importantes estudios sobre la institución psiquiátrica y carcelaria, realizó este trabajo colectivo de compilación, reconstitución y ordenación de todos los documentos, desde los legales hasta los periodísticos, durante un seminario en el Collège de France. Su objetivo es, además de narrar el caso del parricida Pierre Rivière en su verdadera cronología, el de revelar al lector cómo un mismo hecho, en este caso un crimen, es manipulado, tergiversado e interpretado por los distintos lenguajes que codifican la opinión pública : jurídicos, médicos, policíacos y periodísticos. Por ejemplo, los médicos que lo examinaron no llegaron a un acuerdo: uno lo declara monomaníaco cuya acción fue efecto de un fuerte trauma moral por el que perdió la razón, para recobrarla después de cometido el acto. Otro dice que no es un alienado porque su estado mental no puede situarse en ninguna de las clasificaciones adoptadas. Para este Pierre no es un demente “porque se ve a simple vista”. Y el tercer médico que es el Dr. Esquirol dice que padece de una “alienación melancólica” ya que el amor que sentía por su padre fue la razón de su crimen: liberarlo de las penas.


Pierre Riviere

El caso Rivière despertó un interés fuera de lo común quizás porque toca el punto sensible del matricidio, y un paso más: el fraticidio. Son tiempos donde la sanción tenía valor de espectáculo: la pena de muerte o el dolor corporal. El crimen de Rivière era una batalla singular entre los médicos y los jueces ya que Rivière con certeza los engañaba diciendo que había fingido la locura, los pobladores de Aunay salvaban el honor del pueblo desestimando un sofisticado crimen que los salpicaba a ellos; finalmente el relato del acusado preparado antes del crimen y durante el mismo, ponía en acto una loca contradicción, por un lado afirmaba a los médicos su locura y a los investigadores y jueces les disipaba esa flagrante mentira, e invocaba para si la pena de muerte como sanción capital.

Pierre RivierePero para la justicia no hay delito sin móvil y sin castigo. El móvil real, que expone Rivière en su Memoria y que induce al lector a aceptar como lógico su crimen, no puede, sin embargo, parecerle aceptable a la justicia, o en todo caso todo lo contundente y claro que exigen las leyes. Así pues, no tiene más remedio que construir, a partir de las declaraciones de los testigos, el móvil de la locura. Pero tampoco esa locura es clara, sobre todo tras la entrega de la Memoria al Juez. Una vez más la justicia se enfrenta con sus leyes iguales para todos a una de las múltiples e incesantes excepciones que desconciertan y desmontan el aparato legislativo. ¿Condenarlo a muerte, a cadena perpetua o internarlo en un manicomio ?? Este caso, además del escándalo público, arrastró inevitablemente, dada su naturaleza ambigua de la que nadie quería responsabilizarse, la intervención de altas personalidades de su época, incluida la del Rey.

El libro, de unas 200 páginas, se lee bien, aunque hay partes repetitivas. Te engancha a pesar de que desde el principio sabes “cómo” acaba, pero la transcripción de las memorias, las actas de los juicios, los informes médicos, etc. resultan muy interesantes.


En 1976 se estrenó una pelicula francesa dirigida por René Alió basada en el libro de Focault

Saber más:

http://foucault.info/documents/pierreRiviere

http://www.abretelibro.com/foro/viewtopic.php?t=19647



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *